El interés del Noble Corán por los valores morales
El interés del Noble Corán por los valores morales

El interés del Noble Corán por los valores morales

El interés del Noble Corán por los valores morales

خطبة الجمعة القادمة لوزراة الأوقاف المصرية والخطبة المسموعة باللغة الأسبانية : عناية القرآن الكريم بالقيم الأخلاقية ، 14 فبراير 2020 م ، 20 جمادي الثانية 1441 هـ .

 

 

video

 

Alabado sea Al-lah, Dueño de los mundos; quien dice en el Noble Corán: «El Corán guía por el sendero más justo y firme, y albricia a los creyentes que obran rectamente que recibirán una gran recompensa«.

Doy testimonio que no hay más dios que Al-lah, y que nuestro Profeta Mohammed es su siervo y Mensajero ¡Que la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, con sus familiares y todos sus compañeros!

Entrando en materia…

Los aspectos de la grandeza del Corán Noble son innumerables e incontables. Este Libro se trata de la fuerte cuerda de Al-lah, el sabio recuerdo, la luz obvia y de la vía de la rectitud. El vano no le viene, ni de adelante ni de atrás. Los científicos no se sacian de él, nunca debe ser usado por los múltiples estudios y las lecturas. Sus maravillas no terminan. Cualquiera que se exprese de esa manera es veraz, todo aquel que trabaje en virtud del cual se le retribuya, todo el que juzgue según sus aleyas es justo y todo aquel que llama a él será guiado por el camino recto. Al-lah, Alabado sea, dice: «Te he revelado el Libro que contiene todas las explicaciones, el cual es guía, misericordia y albricias para los musulmanes que se someten a Al-lah«, y «No he omitido nada en el Libro».

Entre los aspectos de la grandeza del Noble Corán está la atención que presta a la estructura moral en la vida de los individuos y de las naciones. Esto se hace a través del dispositivo de valores, principios y reglas organizativas de la conducta humana que construye  una sociedad coherente con almas puras y buenos corazones. Los de estos corazones se hablan entre sí con la verdad, la honestidad, la misericordia y la justicia. Cada uno de ellos reconoce bien la tradición de la diferencia entre los seres humanos, la coexistencia pacífica, el respeto del otro y la mejora de  la vida a través de la religión. Al-lah, Alabado sea, dice: «¡Oh, seres humanos! Los he creado a partir de un hombre y de una mujer, y los congregué en pueblos y tribus para que se reconozcan los unos a los otros. El mejor de ustedes ante Al-lah es el de más piedad. Al-lah todo lo sabe y está bien informado de lo que hacen»«Si tu Señor hubiera querido, habría hecho de todos los seres humanos una sola nación [de creyentes], [pero por Su sabiduría divina concedió al ser humano libre albedrío] y ellos no dejarán de discrepar [unos con otros], excepto aquellos de quienes tu Señor tuvo misericordia». Y dijo: «Él os creó de la tierra y os hizo vivir en ella».

Quien contempla las aleyas coránicas descubrirá, sin duda alguna, que los valores morales a los que llama el Corán son indispensables. No se los puede poner en un medio sin los demás. Se trata de un conjunto de valores inalienables ni en función del tiempo ni de los lugares. Prueba de ello es que fueron un método de vida del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, que los aplicó y nos exhortó a seguirlos.  Cuando la Madre de los Creyente, Aisha, que Al-lah esté complacido con ella, fue  interrogada por Saad Ibn Hisham: ¿cómo era la moral del Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él? dijo: ¿Lees el Corán? Respondió Saad: Sí. Dijo: «Su moralidad era la del Corán». En la respuesta de Aisha, destinada a su interlocutor, hay una afirmación de que lo que contiene el Corán, en su totalidad, de creencias, legislaciones, actos culturales y transacciones, constituyen la base de una fuerte llamada a la construcción moral integral del hombre y que el mensajero, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, era el mejor ejemplo de esta construcción en todos los aspectos de su vida.

Entre estos importantes valores se encuentran el respeto al hombre, la preservación de su dignidad y el hecho de no humillarlo. En el Noble Corán, Al-lah, Alabado sea, ordena al creyente que se abstenga de todo lo que perjudique los sentimientos de los demás, como la burla, el desprecio y las malas conjeturas. Al-lah, Alabado sea, dice: «¡Oh, creyentes! No se burlen unos de otros, porque pudiera ser que los que son blancos de las burlas sean mejores que los que se están burlando. Que las mujeres no se burlen de otras mujeres, porque es posible que las que son el blanco de las burlas sean mejores que las que se burlan. No difamen ni pongan apodos ofensivos. ¡Qué malo es comportarse como un corrupto luego de haber sido agraciado con la fe! Quienes no se arrepientan… esos son los injustos». Y «¡Oh, creyentes! Eviten sospechar demasiado [de la actitud de los demás] pues algunas sospechas son un pecado. Y no se espíen, ni hablen mal del ausente, porque es tan repulsivo como comer la carne muerta de su hermano. ¿Acaso alguien desearía hacerlo? Por supuesto que les repugnaría. Tengan temor de Al-lah, porque Al-lah es Indulgente, Misericordioso». Asimismo, el Noble Corán ordena la pureza de corazón de todos los vicios, de odios y de las malas conjeturas. Al-lah, Alabado sea,  dice: «Cuando los creyentes y las creyentes oyeron la calumnia, deberían haberla considerado como en contra de ellos mismos, y haber dicho: “Esto es una mentira evidente».

Entre los valores a los que el Noble Corán presta especial atención están los de la cooperación, la solidaridad y la clemencia. Ordena a todas las cepas de la comunidad que cooperen por la bondad y la piedad. Al-lah, Alabado sea, dice: «sino que cooperen con ellos a obrar el bien e impedir el mal». La cooperación de los individuos es uno de los elementos del poder del Estado y de la paz social de sus ciudadanos. Cada uno tiene necesidades que satisfacer, cuando en la sociedad se alza el espíritu de la solidaridad, cada uno se tranquiliza ante sus necesidades, así que se apresura a elevar el valor de la solidaridad en la sociedad, en la medida de lo posible.

El Profeta, la paz y las bendiciones de Al-lah sean con él, orienta hacia el valor de la cooperación en varios hadices como: «El ejemplo de los creyentes en su amor mutuo, ternura y colaboración es como el cuerpo humano, que si se duele en él un órgano se resiente el resto del cuerpo por la fiebre y el insomnio.», y dijo también: «El musulmán es hermano de otro musulmán, no lo oprime ni lo entrega a su enemigo, dejándolo sin ayuda. Al-lah acude en ayuda de aquél que acude en ayuda de su hermano. A quien libera de una pena a un musulmán, Al-lah lo libera de otra en el Ultimo Día. Y a quien cubra los defectos de su hermano, Al-lah le cubrirá los suyos en el Día del Juicio».

Entre esos valores figura la reflexión y el razonamiento. Al-lah, Alabado sea,  ordena a sus siervos que reflexionen sobre el reino de los cielos y de la tierra y elogió a los que contemplan. Dice en este sentido: «En la creación de los cielos y de la Tierra, y en la sucesión de la noche y el día, hay signos para los dotados de intelecto, que invocan a Al-lah de pie, sentados o recostados, que meditan en la creación de los cielos y la Tierra y dicen: “¡Señor nuestro! No has creado todo esto sin un sentido. ¡Glorificado seas! Presérvanos del castigo del Fuego».  Y dijo: «¿Acaso no reflexionaron en el reino de los cielos y de la Tierra?».  Al-lah, Alabado sea, nos abre las pistas de la meditación diciendo: «Al-lah es Quien elevó los cielos sin columnas que pudieran ver»«Di: “؟Si Al-lah hiciera que el día durara hasta el Día de la Resurrección, quién sino Al-lah podría traerles la oscuridad de la noche para que pudieran descansar? ¿Acaso no van a observar [este argumento]?».  También Al-lah, Alabado sea,  nos ordena meditar sobre nosotros mismos diciendo: «¿Acaso no reflexionan sobre sí mismos?» y «En la Tierra hay signos para quienes tienen certeza interior. También en ustedes mismos. ¿Es que no ven?». Así, el Noble Corán nos abre la puerta de reflexionar sobre todo lo que es útil al hombre. La meditación es un acto de adoración conocido por los compañeros y seguidores que descubrieron su finalidad, Abu Al-Dardaa, que Al-lah esté complacido con él, dijo: «Meditar una hora es mejor que rezar supererogatorios por una noche entera». Wahb Ibn Monbeh dice: «A fuerza de que el hombre medite, termina por comprender, así conocerá y por tanto trabajará».

Se cita también el valor del diálogo y del respeto del otro. Son numerosas las aleyas coránicas que guían a la comunidad, e incluso a toda la humanidad, a la importancia del diálogo para la vida de los seres humanos. El diálogo es el estilo aceptado por Al-lah, Alabado sea, como método que deben seguir Sus profetas y mensajeros para transmitir su mensaje a los humanos. El islam adopta la libertad de creencias. Dice Al-lah, Alabado sea: «Una vez establecida la diferencia entre la guía correcta y el desvío no se puede forzar a nadie a creer«. El profeta Noé, la paz sea con él, se dirige a su pueblo, en una de las situaciones del llamamiento, diciendo: “¡Oh, pueblo mío! Me he presentado ante ustedes con una prueba evidente de mi Señor, Quien me ha agraciado con Su misericordia, a la que ustedes se mantienen ciegos. ¿Acaso creen que vamos a imponerles aceptar [el Mensaje] cuando no están de acuerdo?».

El profeta Abraham, la paz sea con él, impone el argumento al rey déspota durante un diálogo racional que presenta el Noble Corán en la aleya: «¿Acaso no has reparado en quien discutió con Abraham acerca de su Señor valiéndose del reinado que Al-lah le había concedido? Dijo Abraham: “Mi Señor es Quien da la vida y da la muerte”. Le replicó: “Yo también doy la vida y la muerte”. Dijo Abraham: “Al-lah hace que el Sol salga por el oriente, haz tú que salga por el occidente”. Entonces, el que había rechazado la verdad quedó confundido, porque Al-lah no guía a los injustos».  Este método fue seguido también por Moisés, la paz sea con él. En este contexto Al-lah, Alabado sea, dice: «Preguntó el Faraón: “¿Quién es el Señor del Universo?” Dijo [Moisés]: “Es el Señor de los cielos, la Tierra y todo lo que hay entre ambos. Deberían tener certeza de eso”. Dijo [el Faraón] a quienes estaban en torno a él: ¿Han oído?” Agregó [Moisés]: “Es su Señor y el Señor de sus ancestros”. Dijo [el Faraón a su pueblo]: “El Mensajero que les ha sido enviado es un demente”. [Moisés] prosiguió: “Él es el Señor del oriente y del occidente, y de lo que hay entre ambos. Deberían razonar sobre eso”. Dijo [el Faraón]: “Si tienes otro dios que no sea yo, haré que te encarcelen».

El Noble Corán, cuando afianza el valor del diálogo, llama al progreso humano y al respeto del otro, independientemente de su color, confesión o raza. Hay que rechazar la visión unilateral, racista y hegemónica. El Noble Corán mantiene para el ser humano su dignidad sin ningún otro motivo, afirma su unidad de origen. Al-lah, dice: «He honrado a los hijos de Adán y les he facilitado los medios para viajar por la tierra y por el mar, les he proveído de todo lo bueno y los he favorecido sobre muchas otras criaturas». Y dice también: «¡Oh, seres humanos! Tengan temor de su Señor, Quien los ha creado de un solo ser, del que creó a su cónyuge e hizo descender de ambos muchos hombres y mujeres. Tengan temor de Al-lah, en Cuyo nombre se reclaman sus derechos, y respeten los lazos familiares. Al-lah los observa».

                     Dicho esto, ¡espero que Al-lah nos perdone a todos!

                                              *      *       *

Alabado sea Al-lah, Señor del universo; la paz y las bendiciones de Al-lah sean con su Mensajero Mohamed, sus familiares, todos sus compañeros y aquellos que les siguen con bondad hasta el Día del Juicio Final.

¡Hermanos por la causa del Islam!

Entre los valores morales a los que apela el Noble Corán está el autocontrol y el rechazo de la ira. En esta vida, es sabido que el hombre reacciona a lo que ve y escucha. Así, los textos coránicos llaman a controlarse y a perdonar. Al-lah, Alabado sea, dice: «Y apresúrense a buscar el perdón de su Señor y un Paraíso tan vasto como los cielos y la Tierra, que ha sido reservado para los que tienen consciencia de Al-lah [y cumplen la ley], [que son] aquellos que hacen caridad, tanto en momentos de holgura como de estrechez, controlan su enojo y perdonan a las personas, y Al-lah ama a los que hacen el bien», «Que los que hacen obras de bien y los que tienen riqueza no juren dejar de ayudar a sus parientes, a los pobres y a quienes dejaron sus hogares por la causa de Al-lah, y [es mejor] que los perdonen y los disculpen. ¿Acaso no aman ser perdonados por Al-lah? Al-lah es Indulgente, Misericordioso». También dice: «No es lo mismo obrar el bien que obrar el mal. Responde con una buena actitud, y verás que aquel con quien tenías enemistad se convierte en un amigo ferviente. Esto no lo logran sino los que tienen paciencia; no lo logran sino los que son muy afortunados»«La ofensa debe ser retribuida por una pena equivalente, pero quienes sepan perdonar serán recompensados por Al-lah. Él no ama a los injustos».

Entre esos valores se encuentra la reconciliación entre los adversarios. Son muchas las aleyas coránicas que ordenan la reconciliación y prometen a los conciliadores una inmensa recompensa. Al-lah, Alabado sea, dice: «En la mayoría de las conversaciones secretas no hay ningún bien, excepto las que sean para coordinar una ayuda social, hacer una buena acción o reconciliar entre las personas. A quien lo haga anhelando complacer a Al-lah, lo agraciaré con una grandiosa recompensa»«Pero quien tema que el testador haya cometido un error o una injusticia, y haga una mediación entre las partes, no incurrirá en falta. Al-lah es Absolvedor, Misericordioso» y «Y te preguntan acerca de cómo deben obrar quienes tienen huérfanos bajo su responsabilidad. Diles: “Invertir sus bienes materiales para procurar incrementárselos es lo mejor, pero si [consideran más fructífero] unir su riqueza con la de ellos [para gestionarla conjuntamente], trátenlos como a sus hermanos. Al-lah sabe quién es corrupto y quién hace el bien. Y si Al-lah hubiera querido les habría hecho las cosas más difíciles; Al-lah es Poderoso, Sabio».

Al-lah amenaza violentamente a los que tratan de corromper las relaciones entre la gente diciendo: «Hay un tipo de gente que cuando te habla sobre temas mundanos te causa admiración por su elocuencia, y pone como testigo a Al-lah de la fe que encierra su corazón, cuando en realidad es un enemigo acérrimo y hábil discutidor. Pero cuando se alejan [de ti] van por la Tierra corrompiéndola, destruyendo [todos los frutos del trabajo humano, como] las siembras y los ganados, pero [sepan] que Al-lah no ama la corrupción. Y cuando se le dice [a uno de ellos]: “Tengan temor de Al-lah”, su soberbia lo impulsa a hacer el mal. Su retribución será el Infierno. ¿Qué pésimo destino!».

Por lo tanto, es muy necesario comprometerse con los valores morales a los que el libro de Al-lah, llamó y que nuestro noble mensajero aplicó, para alcanzar el progreso, el bienestar y la civilización de nuestros buenos antepasados.

¡Oh Al-lah, guíanos hacia las mejores moralidades, sólo tú nos guías aellas. Protégenos de las peores, sólo tú puedes hacerlo. Preserva nuestro país, nuestro pueblo, nuestro ejército y nuestra policía. Concede la paz a nuestro país y a todos los países del mundo!

 

_____________________________

للإطلاع علي قسم خطبة الجمعة

 

تابعنا علي الفيس بوك

 

الخطبة المسموعة علي اليوتيوب

 

للإطلاع علي قسم خطبة الجمعة باللغات

 

للإطلاع ومتابعة قسم خطبة الأسبوع

 

للمزيد عن أخبار الأوقاف

 

للمزيد عن أسئلة امتحانات وزارة الأوقاف

 

للمزيد عن مسابقات الأوقاف

عن كتب: د.أحمد رمضان

الدكتور أحمد رمضان حاصل علي الماجستير من جامعة الأزهر بتقدير ممتاز سنة 2005م ، وحاصل علي الدكتوراه بتقدير مع مرتبة الشرف الأولي من جامعة الأزهر الشريف سنة 2017م. مؤسس جريدة صوت الدعاة ورئيس التحرير وكاتب الأخبار والمقالات المهمة بالجريدة، ويعمل بالجريدة منذ 2013 إلي اليوم. حاصل علي دورة التميز الصحفي، وقام بتدريب عدد من الصحفيين بالجريدة. للتواصل مع رئيس التحرير على الإيميل التالي: ahmed_dr.ahmed@yahoo.com رئيس التحريـر: د. أحمد رمضان (Editor-in-Chief: Dr. Ahmed Ramadan) للمزيد عن الدكتور أحمد رمضان رئيس التحرير أضغط في القائمة علي رئيس التحرير

اترك تعليقاً

هذا الموقع يستخدم Akismet للحدّ من التعليقات المزعجة والغير مرغوبة. تعرّف على كيفية معالجة بيانات تعليقك.